Los retratos de Martín Pérez de Barrón y Catalina Pérez identificados en las alas laterales del antiguo tríptico de Orduña del Museo Lázaro Galdiano


José Lázaro adquirió el “Tríptico de la Asunción” de Orduña a principios del siglo XX. En 1947, año de su muerte, vendió la tabla central –obra de Marcellus Coffermans– al coleccionista barcelonés Santiago Rocamora, de manera que al museo que lleva su nombre sólo llegaron las tablas laterales, con los retratos de los donantes presentados por sus santos patronos (inv. nº 3005 y 3006).

Benito Arias Montano en la Colección Lázaro


Benito Arias Montano ocupa un lugar destacado en la decoración pictórica del techo del despacho-biblioteca de José Lázaro Galdiano (sala 14 del Museo actual) que constituye un auténtico retrato intelectual del coleccionista. Además, recientemente se ha identificado su retrato en un lienzo de autor desconocido pero que “nos legó una de las imágenes más potentes y expresivas del ilustre bibliotecario de Felipe II”.