Dos obras del escultor Guglielmo Pugi en el jardín de Parque Florido


No todas las obras de la Colección Lázaro se encuentran en el interior del Museo. Antaño, en el jardín de Parque Florido podían verse, distribuidas entre la vegetación, numerosas piezas de escultura que le daban un aire de jardín arqueológico. Entre ellas figuraban varios bustos de emperadores romanos, una estatua dieciochesca de nereida con ketos y una pila bautismal –identificada por Ángela Franco como obra veneciana del siglo XII– que hoy se exhibe más adecuadamente en la sala 15 del Museo, junto al “Bautismo de Cristo” de Orazio Samacchini.