Dos monedas emitidas por Wolf Dietrich von Raitenau, príncipe-arzobispo de Salzburgo, en el Museo Lázaro Galdiano


El Arzobispado de Salzburgo fue un principado eclesiástico del Sacro Imperio Romano Germánico desde el siglo XIII hasta comienzos del XIX. Esta diócesis, dirigida por un príncipe-arzobispo, incluía los territorios de Austria, la Alta y Baja Baviera, Carintia, Tirol y el Alto Palatinado. Su origen se sitúa en la abadía de San Pedro, erigida hacia el año 696 por el obispo Ruperto de Worms en el lugar donde había sido martirizado San Máximo dos siglos antes, en el territorio de la ciudad romana de “Iuvavum”, una de las más importantes de la provincia de “Noricum”. Ruperto de Worms introdujo reformas, basó la economía de la zona en la explotación de las minas de sal y refundó la población dándole el nombre de Salzburgo, ciudad de sal.