Una obra de Auguste-Siméon Garneray en el Museo Lázaro Galdiano


La escena muestra un suntuoso dormitorio de gusto gótico en el que una pareja conversa: un hombre, sentado en una silla junto a una mesa velador, apoya la mejilla en la mano derecha mostrando aflicción; la mujer le susurra al oído, quizá con intención de consolarle (fig. 1). En la pared de la izquierda hay una chimenea de estilo románico con columnas, capiteles y dos cabezas de león. Sobre la repisa de la chimenea dos jarrones de estilo oriental con flores y, encima, un tríptico con figuras en un marco de tracería gótica. En los laterales, dos grandes ventanales con vidrieras de color. Al fondo, un lecho entre cortinajes separado de la estancia por una triple arquería —con balaustrada en la parte inferior— decorada con angrelado de lóbulos con cardinas, florones y cuadrifolios. Debe de ilustrar un pasaje de una obra literaria, un tipo de composición frecuente en la producción del autor, como la acuarela que se conserva en el Metropolitan Museum, que ilustra un pasaje del “Barba Azul” de Perrault y presenta un estilo, técnica, medidas y firma idénticos (fig. 2). En efecto, en la parte inferior a la derecha, hay una inscripción que a simple vista resulta difícil leer, por su diminuto tamaño y algunas pérdidas de tinta. Sin embargo, con una lupa de aumento se puede leer la firma habitual del autor: “AUGTE GARNERAY 1817”.