José Lázaro Galdiano, admirador incondicional de Lope de Vega


José Lázaro, gran admirador de Lope de Vega, reunió en su biblioteca un buen número de sus obras, publicadas entre los siglos XVI y XVIII, entre ellas dos primeras ediciones de «La Filomena» y dos retratos del poeta y dramaturgo para su pinacoteca: uno, atribuido a Eugenio Cajés, adquirido en los últimos años del siglo XIX (fig. 2), y otro, de un pintor anónimo madrileño, seguramente comprado en París entre 1936 y 1939 (fig. 4).

Un álbum de dibujos de Genaro de Quesada y Mathews, marqués de Miravalles, en el Museo Lázaro Galdiano


En una entrada anterior de este blog, dedicada a una acuarela de Auguste Garneray, se identificó al propietario del álbum de dibujos en el que se encuentra esa obra y otras cuarenta y seis más. Se trata del militar y político Genaro Quesada y Mathews (Santander, 1818 – Madrid,1889), primer marqués de Miravalles. Como militar participó de forma destacada en numerosas campañas de las Guerras Carlistas y en la de África, acciones recompensadas con ascensos, honores –como el título nobiliario o la Gran Cruz de Carlos III– y cargos. Entre otros, fue senador del reino, gobernador militar de Madrid, ministro de la Guerra y director de la Guardia Civil. Además, como revela este curioso álbum, parece que también tuvo interés y tiempo para disfrutar del coleccionismo de dibujos. Quesada estuvo en Francia entre septiembre de 1836 y marzo de 1837, y pasó también algunos meses en 1854. Durante estas dos estancias en el país vecino, y quizá en otras que desconocemos, es muy posible que adquiriera los dibujos de artistas extranjeros reunidos en este álbum, en el que predominan los autores franceses.

Dos monedas emitidas por Wolf Dietrich von Raitenau, príncipe-arzobispo de Salzburgo, en el Museo Lázaro Galdiano


El Arzobispado de Salzburgo fue un principado eclesiástico del Sacro Imperio Romano Germánico desde el siglo XIII hasta comienzos del XIX. Esta diócesis, dirigida por un príncipe-arzobispo, incluía los territorios de Austria, la Alta y Baja Baviera, Carintia, Tirol y el Alto Palatinado. Su origen se sitúa en la abadía de San Pedro, erigida hacia el año 696 por el obispo Ruperto de Worms en el lugar donde había sido martirizado San Máximo dos siglos antes, en el territorio de la ciudad romana de «Iuvavum», una de las más importantes de la provincia de «Noricum». Ruperto de Worms introdujo reformas, basó la economía de la zona en la explotación de las minas de sal y refundó la población dándole el nombre de Salzburgo, ciudad de sal.

Una obra de Auguste-Siméon Garneray en el Museo Lázaro Galdiano


La escena muestra un suntuoso dormitorio de gusto gótico en el que una pareja conversa: un hombre, sentado en una silla junto a una mesa velador, apoya la mejilla en la mano derecha mostrando aflicción; la mujer le susurra al oído, quizá con intención de consolarle (fig. 1). En la pared de la izquierda hay una chimenea de estilo románico con columnas, capiteles y dos cabezas de león. Sobre la repisa de la chimenea dos jarrones de estilo oriental con flores y, encima, un tríptico con figuras en un marco de tracería gótica. En los laterales, dos grandes ventanales con vidrieras de color. Al fondo, un lecho entre cortinajes separado de la estancia por una triple arquería —con balaustrada en la parte inferior— decorada con angrelado de lóbulos con cardinas, florones y cuadrifolios. Debe de ilustrar un pasaje de una obra literaria, un tipo de composición frecuente en la producción del autor, como la acuarela que se conserva en el Metropolitan Museum, que ilustra un pasaje del «Barba Azul» de Perrault y presenta un estilo, técnica, medidas y firma idénticos (fig. 2). En efecto, en la parte inferior a la derecha, hay una inscripción que a simple vista resulta difícil leer, por su diminuto tamaño y algunas pérdidas de tinta. Sin embargo, con una lupa de aumento se puede leer la firma habitual del autor: “AUGTE GARNERAY 1817”.

El Retrato de la hija de Gaztambide por Raimundo de Madrazo


El apellido Madrazo engloba cuatro generaciones de pintores que –al margen de su estilo individual– conservaron un cierto aire familiar que ha propiciado algunos equívocos a la hora de establecer la paternidad sobre sus obras. En el último número de la Revista «Goya» (373, octubre-diciembre 2020) se ha publicado un artículo que identifica a Raimundo de Madrazo y Garreta (1841-1920) como el autor del «Retrato de la hija de Gaztambide», Consuelo Gaztambide y Aguader (1850-1933), expuesto en la Sala 14 del Museo Lázaro Galdiano. El retrato fue considerado durante décadas como una obra genérica de “R. Madrazo”, y solo a partir de 2003 quedó adjudicado a Ricardo de Madrazo y Garreta (1852-1917), hermano menor de Raimundo, atendiendo principalmente a sus aspectos formales.

Resúmenes e imágenes de los artículos del nº 373 de la revista “Goya”


Descubre los contenidos del número 373 de la revista de arte “Goya” (octubre-diciembre de 2020) en esta entrada que reúne los resúmenes en español de sus artículos y las imágenes más destacadas. Santos M. Mateos-Rusillo (Universitat de Vic-Universitat Central de Catalunya); Antonio García Baeza (Universidad de Sevilla); Raúl Gómez Escribano (Universidad Politécnica de Madrid); Emiliano Cano Díaz (Investigador independiente) y Javier Pérez-Flecha González (Universidad Complutense de Madrid) son los autores de los artículos de este número.

«La visión de Tondal», recientemente atribuida al taller del Bosco. Iconografía, composición, documentación técnica e historiografía


Recientemente hemos cambiado la atribución de «La visión de Tondal» que considerábamos como la creación de un imitador del Bosco para atribuirla directamente a su taller. En esta entrada encontrarás varios estudios sobre la iconografía, la composición, la documentación técnica y la historiografía de la tabla. A partir de estos estudios hemos cambiado su atribución.

Dos dibujos inéditos de la serie «Ruinas de Zaragoza» en el Museo Lázaro Galdiano


En la exposición «Ruinas de Zaragoza. Dibujos y estampas de la Colección Lázaro» (1 de octubre – 6 de diciembre de 2020) se exponen diecinueve obras: una pintura, nueve estampas y nueve dibujos. Entre estos últimos destacamos en esta entrada dos que no aparecen citados ni reproducidos en los estudios dedicados a esta importante serie de grabados.